20/09/2018

EL CLIMA EN LAS AMÉRICAS enero - septiembre, 2018

El evento La Niña que inició y dominó durante el pasado invierno culminó con el calentamiento de las aguas de la superficie del Pacífico Tropical, alcanzando valores cercanos al promedio y manteniéndose así durante los últimos 3 meses, lo que lo colocó en la condición Neutral. Al mes de septiembre la temperatura superficial del mar a lo largo del Pacífico Tropical se encuentra en el rango de normal a por arriba de la normal.

Asociado a la condición La Niña a inicios del 2018, se observaron condiciones más secas y cálidas de lo normal en el Sur y Occidente de EUA y en gran parte de México, mientras que, Canadá fue más frío de lo normal. En Centroamérica y Caribe permanecieron zonas con déficits de lluvia. En Sudamérica también se presentaron condiciones más secas y cálidas de lo normal en el Sureste y en El Norte de Sudamérica, donde cabe mencionar que bajo La Niña en promedio suele ser más húmedo de lo normal.

Como se ilustra en la figura 1, Norte América recibió durante el segundo trimestre lluvias por arriba del promedio. Al Este y Norte de EUA, Centro de Canadá, en  México;  al Occidente, Noroeste y algunas partes del Este y Noreste recibieron lluvias por arriba de sus registros históricos. No obstante, en Canadá existe preocupación por el calor y sequedad que persiste en las praderas del Sur, lo cual podrá afectar el rendimiento de trigo. En EUA también se mantiene la sequía al Oeste, Centro y Sur. En México hay déficits de lluvia al Norte, Noreste y en zonas del Sureste.

En algunas zonas del Occidente de Centroamérica se registraron lluvias por debajo del promedio, lo cual ocasionó un período de sequía en Guatemala, el Salvador y Honduras, con pérdidas en cultivos en etapas críticas de la primera temporada.

En Sudamérica las lluvias fueron por debajo del promedio durante el primer trimestre de 2018, en especial en Argentina, Chile y países del Norte de Sudamérica. Para el segundo trimestre se presentaron lluvias por arriba del promedio en Argentina, Perú, Colombia, Uruguay y zonas de Brasil. Durante julio y agosto las lluvias en Perú han sido por arriba del promedio, especialmente al Centro y Sur.

Cabe mencionar que la actividad de ciclones tropicales en el Atlántico y Caribe ha sido baja mientras que en el Pacífico ha sido moderadamente activa, pero con la gran mayoría de ciclones con trayectorias alejadas de tierra; sin embargo, Bud llegó a Península de Baja California y Carlotta afectó al Suroeste de México. En EUA han recibido el impacto de dos ciclones tropicales, Alberto que ocasionó inundaciones repentinas y avalanchas de lodo al Sureste del país y Gordon más recientemente.

Fig. 1 Precipitación acumulada (mm) y anomalía (%) del periodo abril – junio de 2018

Condición Climática Actual

La Fig. 3 se muestra el índice Niño 3.4 con anomalías dentro del rango negativo hasta finales de mayo de 2018.  Posteriormente la persistencia de anomalías positivas menores a 0.5°C marcó el inicio de una fase neutra.  Actualmente la región El Niño 3.4 se mantiene con una anomalía de        -0.2°C ver figura 3, apreciándose cómo ha predominado la fase Neutra en las últimas semanas.  Durante una fase Neutra es de esperar que el patrón climático en la región se asocie a los valores promedio históricos respecto a la precipitación, temperatura y en la generación de ciclones tropicales de la estación. Los modelos de predicción del ENOS estiman que la condición Neutral se verá favorecida con una probabilidad del 69% de mantenerse hasta finales de verano.

Fig. 2. Anomalía de la temperatura del Océano Pacifico durante la última semana de enero de 2018. (NOAA, 2018; http://www.elnino.noaa.gov).

Fig. 3.  Anomalía de la temperatura de las aguas superficiales del Pacifico Tropical (datos de NOAA, 2018).

De acuerdo con las salidas de los modelos climáticos de las instituciones internacionales que aportan datos al IRI (International Research Institute) pronostican: que la fase El Niño tiene una probabilidad del 71% para desarrollarse durante el otoño e invierno de 2018 (Fig. 4) y se espera que esta condición permanezca hasta la primavera de 2019.

Fig. 4 Pronóstico probabilístico de evolución ENOS en 2018 y 2019.

EVENTOS CLIMÁTICOS Y METEOROLÓGICOS SIGNIFICATIVOS DE 2018

La figura 5 muestra algunos de los eventos climáticos y meteorológicos más relevantes en lo que va de enero a agosto de 2018.

Fig. 5. Algunos eventos climáticos y meteorológicos registrados en las Américas en 2018.

EXPECTATIVAS CLIMATICAS 2018

Considerando el impacto del clima en la agricultura, es importante identificar la tendencia que tomará el ENOS en función de las variaciones de temperatura del mar de las últimas semanas.  Actualmente el ENOS se encuentra en una fase Neutra con una probabilidad alta de que se establezca el Niño durante el otoño-invierno de 2018, los modelos además indican que de presentarse, ocurrirá con una intensidad de débil a moderada. Con base en lo anteriormente discutido, podemos prever que el Pacífico Ecuatorial continuará viendo un incremento en la temperatura superficial del mar y que tenderá a ser por arriba de su promedio histórico.

Esta perspectiva climática descrita nos permite conjeturar sobre las expectativas en reservas mundiales de granos. De desarrollarse El Niño durante la primavera de 2019 y de prolongarse, podrá ocasionar afectaciones a los cultivos plantados durante la primavera (marzo a abril) en EUA y Canadá y México cuando entren en etapa de floración en agosto. En Centroamérica, el Caribe, podrá ocasionar, un retardo del inicio de lluvias de verano,  una intensificación de la sequía y de la canícula, lo cual podría repercutir en los cultivos de la primera siembra. En Sudamérica, los cultivos plantados en octubre-noviembre 2018 tienen menor probabilidad de ser afectados; sin embargo, los cultivos sembrados durante abril-mayo y cosechados en septiembre podrían ser afectados. 

Fig. 6.  Pronóstico de las reservas de granos (total) en el periodo 2018/2019.

 

Dr. Mario Tiscareño López
Director de Riesgos Agroclimatológicos
Pro Agro Seguros

Mas reportes